16/2/17

'Cántico de esparto', el viaje de la oscuridad a la luz de Edi Tachera

Entrevista en Diario de Sevilla: El rockero vuelca en un poemario sus hitos íntimos, desde el desencanto hasta la redención amorosa

El músico, escritor y periodista Edi Tachera. / D. S.
F. CAMERO
Sevilla, 15 Febrero, 2017 - 08:08h

Edi Tachera, antiguo líder de la banda de power pop y garage Los Sentíos y ahora al frente de Los Heterónimos, comenzó a escribir un poemario en 2011. Casi seis años de paciente proceso que le han alcanzado para decantar los versos, dice, pero sobre todo para comprender y aceptar "la diversidad de la vida, para bien y para mal". Recién publicado por la editorial Ultramarina, el libro, Cántico de esparto, íntimo pero con una clara dimensión política (o viceversa), da cuenta de las "intensas vivencias" que Eduardo Bonachera -nombre real de este rockero sevillano nacido en 1969- vivió desde la irrupción del 15-M hasta casi ayer mismo.

"Me impliqué en el movimiento con mucho entusiasmo, pero me di cuenta pronto de que me había ilusionado más de la cuenta... Ya no es sólo la manera tan categórica en que barrió el PP en las elecciones [de noviembre de 2011]; es que llegaron las calores y se vio que la crisis era fortísima pero no tanto como para impedir que la chavalada del 15-M se fuera de veraneo. Aquello, en fin, se desinfló pronto. Fue una decepción muy grande. Y pasé por una etapa muy autodestructiva: todo a mi alrededor era desesperanza y horizontes rotos. Ibas por la calle y, joder, y no había una puñetera muleta donde apoyarse. Yo mismo acabé perdiendo mi trabajo en aquella época. Me refugié en el mundo de la noche, en la pura molicie. Fue una etapa muy autodestructiva, pero pude salir del infierno y volver a ser más consciente. Además, encontré el amor, me cogió de lleno y en ello ando todavía, así que en última instancia el libro tiene un final feliz", cuenta el autor, periodista de profesión además de músico.

"Me desnudo por completo en el libro, es un ejercicio de sinceridad, pero es que yo, de todos modos, no concibo otra forma de escribir poesía", explica Tachera, que lleva "toda la vida escribiendo" aunque quiso esperar a publicarla cuando vio que los recursos de su voz alcanzaban a hacer lo que él espera de de la poesía. "Me gusta que sea original, única. Y me gusta que sea seria, pero también divertida, por qué no. Y ha de tener ritmo. Le pido también que sea íntima, pero no hasta el punto de quedarse encerrada en la biblioteca personal de casa", dice Tachera, cuyo Cántico de esparto puede encontrarse ya en librerías independientes como La Fuga y Un Gato en Bicicleta.


"En el libro hay muchos vaivenes, han pasado muchas cosas desde 2011, aunque al final lo que pienso que destaca sobre todo lo demás es la reflexión. Hay mucha pasión, pero, ya digo, para mí el motor fundamental fue una pregunta sobre la necesidad humana de utopías: ¿por qué nos empeñamos en querer que las cosas sean como no pueden ser?", afirma el autor, que concluye su poemario -sin duda inspirado también por ese reencuentro con el amor que lo empujó a replanteárselo todo, incluida su desesperanza- tras haber completado un viaje desde la amargura y el desencanto hasta la luz: "La crisis no ha pasado, y sigue habiendo motivos para la desesperanza, pero creo que al menos hemos perdido el miedo".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada