31/7/08

Trenes a pavor


Sin que nadie lo entendiera,
Todos los trenes pasaron
A la misma hora,
Los trenes a pavor.

Así lo digerí,
Agarrado a tu cuello de cisne,
Como un pegajoso macaco de feria, mamá…
Fue en ese peregrino momento,
Cuando escruté los placeres del infierno.
Cuando apuñalé a la vida con la mano ciega,
Hasta llegar a la pulpa del Todo:

El culpable del mundo no es una bella persona, mamá…

¡Basta de místicas profilácticas!
Deja de mirarte la bragueta.
Explora conmigo los tanatorios.
Mete el dedo en la llaga,
En la verdad humeante...
Revive cómo pasan los trenes
A la misma hora,
Los trenes a pavor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario